lunes, abril 21, 2008

Hoy he despertado con tremenda melena alborotada. Mi estilista recomendó que me pusiera una diadema para disimular mi corte punketo mientras fuera a trabajar –donde exigen un look de secretaria ochentera-.

Pues coloque la diadema, pero mi cabello estaba tan rebelde que la fuerza de lo esponjado boto la diadema al suelo. Por unos segundos entre en pánico y cepille mi cabello para aplacarlo, pero este era mas poderoso que yo.

Me moje el cabello, lo peine, me puse crema para risos controlados y perfectos, estire el cabello, lo peine y coloque cuidadosamente la diadela y wooooala!, hoy llegue mas radiante que nunca a trabajar, que hasta me han solicitado ser la representante para futura reyna de la cañita en el pueblito como representante oficial del ingenio al cual presto mis servicios.

Gracias, pero no gracias! (ya me veo con un vestido alborotado, cabello punketo, sobre una carreta en un desfile saludando … corto, corto, largo.

Por cierto, hoy me veo radiante :)

3 comentarios:

Zu dijo...

si deseas demandar yo conozco un buen abogado ;)

lolita dijo...

el problema es que tiraron mi cabello ... no hay evidencia ...

jajajaa

Tejuinera dijo...

Chale.. U_U