lunes, mayo 12, 2008

Cuando llega LEO ni tardo ni perezoso va y me busca hasta mi habitación para darme un fuerte abrazo y felicitarme.
- ¿Por que?
- Por ser mama del nene.

Snif! (una lagrimita brillo en mi ojo derecho)



El otro día:
- ¿Te puedo decir mamá cuando mi mamá no este?
- Claro mijo, puedes llamarme como gustes. Además para mi eres mi hijo también.

Snif! (otra lagrimita brillo en mi ojo izquierdo)

3 comentarios:

Zu dijo...

Entiendo perfecto a lo que te refieres, por supuesto que se puede amar entrañablemente a un crio que no haya nacido de ti, yo tengo una sobrinita, se llama Yareli (casi 9 años) y adoro a la canija escuincla con toda mi alma y soy la mas feliz cuando ella con toda la espontaneidad propia de un niño me abraza y me dice "¡ay Tia te quiero mucho muchotototote!" otra que me aplica y tambien me desarma es "Tia cuando sea grande quiero ser como tu" no, pos con eso me derrito.
:)

Tejuinera dijo...

Seeee, y luego la otra vez que estaba lavando los latos, llega dante y dice:

"Lolita... digo... mama.... "

Que peeeedo? Ya no diferencia entre una y otra?

Tejuinera dijo...

Ahh jo!

Y con que no lo obligues a que te diga mama, (como ya sabes quien) todo esta bien..