viernes, diciembre 19, 2008

Hoy me invitaron a comer una fritada, fue organizada por unos peones del ingenio donde trabajo. Me aclararon que seria en un taller mecánico – solo les sonreí y acepte con gusto. Eran ls dos y media de la tarde y yo me moría de hambre!

A las tres en punto pasaron por mí y llegamos al taller y ahí estaban las caras conocidas – siete trabajadores a los cuales veo todos los días pasar-, con tres de ellos he trabajado mucho, me han apoyado con trabajos de electricidad, albañilería, paileria, soldadores, pintores, carpintería e incluso me han cambiado un vidrio de mi departamento y reparado un baño.

Me serví pescado frito recién salido del disco, aun lo podía sentir hervir; lo bañe de limón y salpique con poca sal. Me encanta el pescado así a punto de chicharrón – riquísimo!-. Parados todos alrededor de una mesa de trabajo, donde se encontraban todos los alimentos necesarios para adornar tu comida, pero falta de instrumentos para tomarlos; un cuchillo a hizo de cuchara general para servir la salsa mexicana que por falta de plato estaba servida en una bolsa. La sal tenias que tomarla con la mano y para limpiarte tenias que compartir un rollo de servilleta industrial que esta un lado.

Me arrimón una corona helada que no pude negarme a tomarla – es mi primera vez que bebo alcohol en horarios de trabajo – pero la ocasión lo ameritaba.

Me comí tres filetes fritos y dos tacos de cebolla dorada con salsa. Todos tomaron un lugar para sentarse en el taller y a mi me dejaron una silla marca made BY-Them; traían un relajo entre ellos, risas por todos lados, mientras yo solo me disponía a disfrutar de mi cerveza cómodamente sentada en la silla vip.

Mi compañero – el Jefe laboral- con el cual fui y patrocinador del evento, me hace seña de irnos. Me despido de todos y agradecí el break que me hicieron pasar; note como a todos les agrado que fuera y compartiera con ellos.

Aunque fuera solo una hora la que me Salí de la rutina, realmente puedo decir que la disfrute un buen.

7 comentarios:

Teli dijo...

se me antojó horrores el pescado... muero de hambre!!! y es bien rico comer así!!! los hombres son mejores cocineros y cuando tienen pocos instrumentos les sale más rico.

qué chido que te invitaron!!!! ahí se nota si te aprecian o no

Zu dijo...

A que padre¡¡¡
Finalmente todos somos empleados, ni mas ni menos.
De verdad que bueno que te la pasaste bien.

Chica Asustada dijo...

Yo tambien hubiera ido si el dios Eolo hubiera estado presente.

Que bueno que disfrutaste mija... mon.

Fhercho dijo...

paileria?... soy ignorante, no se que sea eso, y como que googlearlo no es lo mio...
a si y que chido eso del arrimon de corona helada o algo asi... cheers

jess dijo...

Yo sigo sin recibir ni una sola invitación a posadas, comidas, mínimo un che brindis a base de agua de horchata....

... bueno, al fin que a mí ni me gusta la navidad y esas celebraciones que me hacen sentir nostalgia y tristeza.

Un abrazote L!!!
Pasaba a saludar, y qué bueno que te andes divirtienddo!!!

Ardilla (o Chupita) dijo...

Qué envidia, es enorme la gente que acepta esas invitaciones.

Pero te envidio aún más por pistear en horario laboral, eso es enorme entre lo enorme.

Yo Pretencioso dijo...

Al fin y al cabo todos somos personas, y creeme que sentarte a comer con tus trabajadores les sube el ánimo y los llena de confianza; a otros, nos pone con los piés en la tierra.

Saludos. Feliz 2009!