viernes, marzo 12, 2010

tic toc

De un tiempo a la fecha me he vuelto intolerante a la lactosa y la informalidad de la impuntualidad – en pocas palabras me molestan los malquedados -.

Todo empezó con la loca – apodo que se le adjudico por varias causas, mismas que no creo hacer mención aquí -. Antes de justificar y hacer mención que la espere en una ocasión por mas de dos horas y en otra ocasión por mas de tres horas y donde era una cotidianidad de desfase de una hora aproximada. Se preguntaran el como es posible que después de mas de 2 horas se le diera otra oportunidad – el explicarles tendría que detallar el por que le llamo la loca-.

Hoy en día, no tolero la impuntualidad.

1- Es una falta de respeto por mi tiempo tan valioso – digo, tengo mi itinerario tan saturado que para prever quedar mal, planeo mis actividades-.

2- Se que muchas veces si no tienes controles es fácil caer en actividades no contempladas y no poder cumplir con determinado compromiso – Para esos casos inesperados, existe el teléfono y avisas lo que acontece-.

En pocas palabras, no hay pretextos.

Estaba sintiendo una especie de culpa, por ser tan tajante e intolerante. Pero ahora que lo plasmo me doy cuenta que estoy en lo correcto.

2 comentarios:

DREG dijo...

Estoy completamente de acuerdo, siempre existe el teléfono, el correo, el twitter, lo que sea! pero no puede ser posible que no avises que no podrás asistir a determinada cita.

todasmisletras dijo...

Definitivo! hoy estamos tan conectados con todo que no hay excusas! celular, sms, mail, facebook, twitter, msn, telefono local, de todo para avisar y que no lo hagan?!?!? WTF!!