lunes, abril 12, 2010

en las nubes

Estaba yo contemplando las mochilas de unos turistas, quienes parecían haber pasado algunos días por aquí y procedían a continuar su viaje de a mochila -. Su maleta no parecía estar mucho mas grande que la mía y la mía solo portaba cambios para un fin de semana.

Me percataba del como me he vuelto tan mal viajera – cuando solía acomodar toda una semana de cambios en una mochila, ahora ya no me es suficiente para un par de días. Me he comprado una nueva mochila apropiada para viajes cortos, una mochila que me permita organizarme de tal manera que no me estorbe cuando ande paseando.

Estaba ahí, viendo los cuatro modelos de mochilas y todos sus respectivos complementos, para determinar en lo futuro el tipo de mochila que me compraría para uso de camping, cuando mi mirada voltea a ver los promos de las pantallas – las 23:43 indicaba la hora.

Tomo mi celular y corroboro la misma hora – Que estupidez!!!! – mi autobús parte a las 11:30pm.

Como corredor de 100 metros con obstáculos en competencias de paralímpicos, corro y salto maletas, esquivo pasajeros que se cruzaban para confundirme, pero hábilmente mi mirada de águila detecta un anden vacío; como toda una rápida y furiosa que arbitrariamente ignora al personal de seguridad, cruzo la puerta sin revisión alguno – en un nano segundo me percato que necesito conocer la fila de mi autobús, el cual puede estar entre cualquiera de las filas 60 y 90. No mas de 2 metro retrocedo y solicito apoyo del personal de seguridad quien en ves de reprenderme al ver mi desesperación reflejada en mi rostro me da el numero de fila rápidamente.

Corro con tal ligereza y comodidad – pude comprobar la buena compra de mi mochila, que no me estorbo en lo mas mínimo – pensé – de haber traído la maleta prestada, cuya fue regalada a un doctor después de un seminario y que posteriormente fue donada a la persona quien me la presto y misma que por su mala distribución en bolsillos se vio forzada a vencer la mala calidad de sus cierres, causando que distribuyera parte del contenido en otras bolsas de mano haciéndome parecer, algo así como, una doña en transporte publico un domingo después de la despensa que se va atorando por doquiera cada que avanza un paso – de no haber realizado tal compra, no hubiese podido haber llegado tan rápido al pasillo 71 donde alguna ves aguardo el ultimo camión de la noche que me llevaría a casa.

Tras de mi en segundo y tercer lugar llegaron los boleteros y mas atrás otro guardia de seguridad – hace diez minutos salio el autobús con destino a Cárdenas, por favor pase a ventanilla -.

No intente alegar como suelo hacerlo – aquí no había forma que me dieran un pasaje posterior- intente persuadirlos que me permitieran alcanzarlo en taxi, pero amablemente me dicen que no se puede, que pudiera ir a Coatzacoalcos que queda a hora y media de mi destino perdido.

Ah!! Este boleto estuvieron voceándolo varios minutos de urgencia, por que usted no llegaba – Me dice el Vendedor de boletos, mientras hacia cara de “jaja con que usted es la que perdio su viaje-, No escuche nada y no entiendo por que, si aquí he estado desde hace mas de media hora – haciendo platica post nerviosismo+ahora+que+chingados+voy+hacer+no+puedo+darme+el+lujo+de+faltar+un+dia+mas+al+trabajo+en+recuperacion+por+que+hubo+alternativa+con+el+pueblo+vecino+que+solo+me+hara+llegar+una+hora+y+media+mas+tarde+400+pesos+mas+por+wey - No se en que estaba pensando que no me percate de ello.


En la inmortalidad del cangrejo – me dice el vendedor con cara de “jeje”-.

Bueno, pero lo del excelente fin de semana, nadie me lo quita

4 comentarios:

El Fhercho dijo...

Tengo una teoria, y cuando lluevan los comentarios para este post, la diré.

Anónimo dijo...

las 22:43 son las 10:43 PM. y tu camión salia a las 11:30?

13- 1
14- 2
15- 3
16- 4
17- 5
18- 6
19- 7
20- 8
21- 9
22- 10
23- 11

Gracias.
Espero que te sirva.

Anónimo dijo...

Extranio oir tu voz :(. donde estan los podcast?
todo bien?
te mando un gran abrazo
una admiradora del norte ;)

Lolita dijo...

O_O