lunes, septiembre 27, 2010

Rompiendo Rutinas

Mis fines de semana inician cuando nos damos ese beso al pie del autobús, - Que te vaya bien, te cuidas – Nos decimos - Si, tu también, nos vemos pronto -.

Me siento en solitud, en modo Fast Forward veo el camino al frente pasar las diferentes vistas que transforman la carretera obscura adornada de guías rectas blancas e intermitentes, que a los pocos minutos van dando la bienvenida al bullicio de la ciudad, cuadras pasar que cambian entre edificios y casas; primera parada en el trafico subterráneo, caminar en recta, flanco derecho, flanco izquierdo, tres pesos y me dan acceso, se abren y se cierran puertas, sube y baja gente tras diez paradas, 20 minutos después y la segunda escala; la media noche dicta la salida, me acomodo, me cobijo, y cinco horas después he llegado a mi destino; cinco días de trabajo mañana , tarde y noche, y la misma rutina en reversa …

Con la bienvenida sonriente hago Pausa para disfrutar de esos ojos que me vieron partir con los brazos abiertos Avanzo en Play para darle un abrazo que trasmitirá gozo de tenernos juntas en la primera escala que da de nuevo un fin de semana lleno de aventuras que al recordarlas alimentaran nuestros días.

Esa rutina mía ha sido interrumpida por un cambio de pensamientos; los suspiros llenos de recuerdos vividos, de sonrisas causadas por flashbacks durante todas esas horas de solitud; ahora se ven acompañados por sueños constantes llenos de futuro, planes teñidos de colores brillantes, de objetivos llenos de dicha y de una mano que me acompañan en ese camino.

---

Me senté en solitud, volteo y ahí esta para hacerme entrega de ese café caliente que me acompañara durante la fría noche para calentar mis manos; bajo y le alcanzo en la escalinata, nos damos un ultimo beso, los vaya bonito de un buen viaje, mas besos por que el ultimo no fue suficiente, abrazos y deseos.

Me giro y sonriente camino hasta mi lugar , puedo sentir las miradas de todos y sonrisas de otros – esos gestos de felicitaciones en silencio que mandan algunos -, me siento y sonriente mirando al frente, pensando en esos pequeños detalles que tiene que hacen que todo crezca dentro de mi.

Arrancamos en camino y siguiendo mi rutina, al girar a la derecha veo como mi ciclo se rompe, ahí esta ella esperándome pasar al pie de su camioneta, pasamos a su lado y ella con su mirada me encuentra en la ventanilla, me regala la mas radiante de las sonrisas y un te amo con los ojos.

Aquí exactamente es donde sello eso que ya he sabido desde hace tiempo, siento como se esparce dentro de mi sin control alguno, invadiendo cada rincón de mi ser.

---

Esta historia continuara… oh! si ... :D

1 comentario:

Gabrielle Dupré dijo...

El play es necesario, esencial. Pian pianito como decimos en nuestro bello país, todo se puede,

Saludos!