martes, octubre 30, 2007

Hace tres días me brotaron lagrimas por sus palabras, no le entendía por que ahí en ese lugar tan publico; quise decirle que todo era por ella y por el, mi par de ojos que adoro.

Hace cinco días dure un fin sin bañarme.

Hace una semana me valía todo, no tenia que ponerme y no me importaba. La ropa no me quedaba y me valía un bledo.

Hace semana y médiame enferme cabron, no tenia dinero para mis medicamentos y tuve que aguantar y tragarme el virus.

Hace dos semanas llegue fatigada, solo quería dormir, mis piernas no tenían fuerza, mi voluntad era muy pesada.

Hace tres semanas trabaje como electricista bajo el sol, no dormí bien por sacar el proyecto adelante.

Hace cinco semanas tuve chance de estar en casa cuatro días, que ocupe cuidando de los mios que estaban realmente enfermos. Llegaba de la oficina para atenderlos, limpiar la casa, hacer todo lo necesario para sacar el día adelante, y poder chiplear a mis nenes que realmente me necesitaban.

Hace seis semanas andaba en tabasco, piquetes de moyotes me comieron mis brazos. Dos semanas dure sola en pleno calor y humedad, pensando en que chingados tengo que hacer yo trabajando tan lejos.

Ayer decidí bañarme, cambiarme y verme guapa.

Ayer la busque y la encontré –je, reí y sonreí- me di cuenta de sus palabras y sobretodo entendí que no quería dañarme sino ayudarme.

Ayer me veía guapa y me lo dijeron.

Hoy nuevamente me veo bien, y me siento bien, y hasta soy graciosa.

No se si lo que pase fue una depresión post-enfermedad que no se atendió debidamente por escases de plata, causada por la tranquilidad proveniente a la conclusión de actividades que me estresaron por la presión auto impuesta de realizar mi trabajo en el exterior en tiempo record, debido a que ya no quiero estar tan lejos de mi familia o simplemente que estoy a punto de cumplir los treinta.

O quizás que estoy tan entrada en el personaje de marcela que quise hacer como ella al evadirse del mundo descuidando su persona.

Lo que si se es que necesito cambiar de look – o definirme por uno-. Tengo mi agente de modas personal que no me cobra un cinco; solo es cuestión de hacerle caso. Oye agente, ¿no te gustaría también cambiarle la vista a mi web? Lo necesita, no ¿crees?

No hay comentarios.: