miércoles, agosto 12, 2009

la cartera perdida

El fin llego una de mis vbf / con quien he congeniado bastante últimamente / vino de visita por que esta al tanto que ya pronto me iré y tenia ganas de conocer un poco mas GDL.


El caso es que estaba saturada de trabajo y aun así mantuvo su compromiso en pie y vino / nos la pasamos mas tiempo en casa, trabajando, ayudándole, que en actividades de turista / fuimos a desayunar unos huevos rancheros elegantes que estaban del nabo / creo que nos falto vestirnos apropiadamente y levantar el dedo chiquito para que los disfrutáramos como debiese ser.


La mañana hacia un sol rico, así que caminando desde la altura de la altura de Chapultepec, fuimos a dar hasta el centro y mas allá / la idea era llevarle hasta el hospicio cabañas a que viera la tercer propiedad de la humanidad que tiene Jalisco / pero o sorpresa!, estaba cercado, resulto que el sr presidente negro gringo vino de visita ese mismo fin de semana y lo quería todo para el solito.


Ni hablar! No nos quedo otra más que regresarnos a trabajar, para esa noche poder salir a cotorrear.


En lo personal yo disfrute mucho de la caminata, la platica era sabrosa y fuimos llegando de un lugarcito a otro, visitamos otro museo, en cada puesto de lentes nos deteníamos para medirnos y no comprar, en cada tienda d disfraces y magia llegábamos a preguntar por pelucas y unos efectos de chispas que me he empeñado a conseguir y comprar.


Llegamos a la casa y ahí nos percatamos de que había perdido/olvidado su cartera en el autobús! / en ese momento mi actitud fue de calma que no cunda el pánico – algo tenia que hacer para hacerle sentir mejor, digo, de haber estado en su lugar yo estaría furica+histérica+desesperada+frustada+y sin dinero- pero tome un poquito de aire sin que se notara y le dije, no te preocupes, vamos a revisar y si se perdió pues hay que ver todo lo que hay que hacer para que canceles y recuperes todo, nada ganas con alterarte.


Como acto intuitivo Salí de casa / ¿A dónde vas, hey Fabi? – ahora regreso respondí desde fuera de la casa – / camine a la parada de autobuses y tome otro de la misma línea, pague al chofer y le dije que hacia una hora aproximadamente había olvidado una cartera en uno de los asientos. El chofer me pregunto por el numero de autobús – no supe responderle, nadie se fija en esa información – me dice amablemente que el numero se localiza en el boletito que se entrega al pagar el pasaje. / como no traía conmigo dichos boletitos, intercambiamos teléfonos y quede en marcarle para darle la información, de todas maneras el quedo en preguntar en su estación haber si alguien la había reportado.


Llego a casa y comento lo que hice – me vieron con cara de “pobre inocente” hasta cree que la van a regresar. / marque al chofer y le pase la información que me había solicitado y le exprese las gracias por la ayuda, quedo en marcarme mas noche en el día.


Explique a mis amigos que se que era muy improbable que la regresaran, pero algo tenia que hacer – además ello solo aumenta las posibilidades de recuperarla -. Nos habíamos sentado en los asientos inmediatamente detrás de l chofer designados para minusválidos, anciano, embarazadas – se que esta mal, pero yo me quitaría si alguien lo hubiera ocupado – si alguien se sentaría en esos lugares muy probablemente seria alguien de los nombrados anteriormente y ellos tienden a ser personas sin malicia – eso es lo que mi mente inocente quería pensar-. Ahora, la cartera solo traía 100 pesos y un dólar, lo demás eran identificaciones y tarjetas bancarias que si no eres un ladrón no les darías uso – una american express no te la aceptan en todos lados – por lo tanto si alguien se la encontrara solo sacaría el dinero y la desecharía – ello aumenta las posibilidades de que la entreguen al chofer-. Un chofer no le sirve de nada, ahora si la regresa podría recibir una recompensa, por eso mi fe en que si la regresarían.


Pasa la noche y nada, nadie marca.


A la mañana siguiente una llamada que recibe mi amiga – por su expresión supe que se trataba de buenas noticias – el chofer no me pudo localizar en mi celular por que lo mandaba a buzon – dam you telcel!!!- pero encontró la tarjeta de representación de mi amiga y le marco a ella.


Sentí una gran satisfacción cuando le entregue su cartera / digo! Estas cosas no ocurren todos los días y además algo tenia que hacer para que su fin no fuera tan frustrante después del gastotote, el trabajo extra y perder todo! …


* * *


El dólar que traía en la cartera me dijo era de buena suerte, a lo que refute diciéndole que no, los de la buena suerte son los de denominación de 2 dólares / maldito dólar luego ,luego a cobrar venganza!

6 comentarios:

El Fhercho dijo...

los letreros de esos asientos deben de incluir a los honestos, la honestidad, pareciera, es una discapacidad en estos dias...

Sandy Gallia dijo...

no manches que buena onda! =D
historias de estas nos las hay todos los días eh! pos infinitas gracias a don chofer =D

bLanche ʚïɞ dijo...

No manches, ¡Qué genial hostoria! Comenzaré a creer que sí existe aun la gente (y los choferes) honrrados.

Lolita dijo...

blanche: y es una linea de camion que pasa por tu casa... :D


Sandy: asi es ...si mexico no esta tan pioooor!


Fercho: si, mandare ponerles un dibujito con aerolas de santos a todos los monitos.

confi dijo...

lo triste de esto es que nos sorprenda descubrir que la gente puede ser honrada,
yo creo que la mayoría de las personas lo son solo hay que abrir los ojos

Chicle dijo...

.
Por eso desde ese dia creo en toooodo lo que me digas, es mas, si me dices que tengo un clon ce cuerpo completo tambien te creo!!!

Jajajajaja

Esos dos dias alla fueron de los mas divertidos y ricos que he pasado!!

;)

Te dejo un beso.