lunes, enero 11, 2010

Bajando al Rio

Ayer me di cuenta que no estoy tan jodida físicamente como creí – hoy si lo estoy -.

Me levante a las 6am en domingo para bajar la barranca de Huentitan – creo que así se dice/escribe-. Nos tomo una hora aproximadamente bajarla hasta el rio, con la promesa de que en el fondo se encontraba una señora quien hacia las mas deliciosas quesadillas ever.

Juro que a escasos metros de llegar al fondo ya me daba el olor a leña quemándose, mis tripas empezaron hacer ruiditos, mi boca trago saliva de antojo, que los últimos pasos fueron casi corriendo. Al llegar no había leña quemándose ni mucho menos una doña preparando deliciosas quesadillas. Fue una estafa! Una vil estafa para hacernos bajar – uta, si la bajada fue despacito por que la empinada estaba tremenda – mi mente solo repasaba cada piedra que paso para bajar, nooooooooo, estaba aterrada del regreso, a mi mente solo venían todas esas anécdotas que me contaron de quienes se quedaban en el camino, de las caídas, de la sed, del agotamiento, de la desesperación en llegar a la cima.

A falta de opciones, tome unos tragos de gatorade – no quería empanzonarme de liquido y no tener donde ir al baño con decencia, además tenia que hacer rendir mi ración, sabrá dios cuanto tiempo duraría la trayectoria de regreso-. Me comí una mandarina también, el plátano lo guardaría para racionarlo en el camino.

No había mucho que hacer, así que les digo a mis compañeras, ahí se ven, las espero en el descanso de medio camino. Subí lo mas aprisa que podía, digo tenia que avanzar lo mas posible antes de cansarme – eso de ir paso a pasito, me parecía que era como torturarte poco a poquito -. Después de 3 descansos y 2 horas llegue a la cima – la verdad no fue tan duro -.

Me premie con una limonada con agua de coco que me tome como – valga la redundancia- agua. De ahí nos fuimos a Medrano a comer una exquisita birria y sus respectivas quesadillas.

… hoy me cuesta trabajo ponerme de pie …

4 comentarios:

El Fhercho dijo...

o sea que te bajaste al agua y no hubo con queso las quesadillas?... Estupido tabasco me afecta mis albures....

Ja... yo siempre paso lo mas parecido a unos rapidos, con lluvias y empedrados bien gachos..

Allewar dijo...

Ah! la Barranca.... te faltó el acento querido Lola, es Huentitán.
Hace algunos años me tocó bajarla, antes de que demolieran el pueblo allá abajo. Y si, era un paisaje hermoso, y de seguro había buenos lugares donde comer rico. Yo más bien bajaba a hacer pic-nic, por lo que siempre llevaba mi lonche.
Y existía también el Puente de Arcediano, contruido entre 1894 y 1895, y que fue el primer puente colgante de América Latina, hoy desmantelado a causa del fallido proyecto de construir una presa en esa zona.
De cualquier manera, el paisaje sigue siendo increíble.

Ab dijo...

shhhhhhhh si no mas lei y me empeze a sentir super mal solo una vez fui a ese lugar y es la peor pesadilla que me ha pasado, recuerdo que dure como 27 dias en subir, bueno mas o menos asi lo senti, jure jamas regresar.
Arriba el sedentarismo!!!

Zu dijo...

Nombre mis respetos¡¡ yo no lo hubiera intentado ni aunque vendieran las mas celestiales quesadillas.
Es de los pocos casos donde mi amor a la hueva supera mi amor a la comida.
Saludos¡